Incorporación y realización de las prácticas

Incorporación a la práctica
Una vez adjudicada la práctica, se avisa al alumno (por correo electrónico o por teléfono) para que acuda a Secretaría a recoger y firmar el Acta de Selección (o Acta de Aceptación).

Cuestiones a tener en cuenta:

  • Los alumnos no deben contactar con las empresas personalmente antes de que la Facultad lo indique, dado que la gestión de las prácticas se lleva desde la Secretaría del Centro.
  • No se puede comenzar la práctica sin tener debidamente firmada el acta de selección por parte tanto de la empresa como del estudiante.

En Secretaría se informará sobre los pasos a seguir antes de comenzar la práctica que, en términos generales, son los siguientes:

  • Contactar con el tutor profesional para concertar cita con vistas a que desde la empresa firmen el Acta de Selección
  • Contactar con el tutor académico para:
    • Informar sobre comienzo de la práctica y concertar cita para acudir a su despacho, si así lo requiere el tutor.
    • Enviar por correo electrónico una copia, firmada, del Acta de Selección.
    • Preguntar por el sistema de seguimiento que el tutor/a realizará durante la práctica.
  • Entregar, en la Secretaría de la Facultad,una copia del Acta de Selección firmada por la empresa.

Nota: Los datos de los tutores aparecerán en el Acta de Selección, SIENDO OBLIGACIÓN DEL ALUMNO, ESTABLECER UN CONTACTO CON EL TUTOR Y RECOGER SU ACTA DE SELECCIÓN EN LA SECRETARÍA DEL CENTRO.

 
Realización de la práctica
Durante el desarrollo de las prácticas, el alumno tiene una serie de derechos y obligaciones, que viene recogidos en los artículos 25 y 26 de la Normativa de Prácticas de la Universidad de Sevilla (se recomienda la lectura completa de la misma).

Durante las prácticas se cuenta con una doble tutela:

  • Tutor/a profesional (designado/a por la empresa): orienta y controla el desarrollo de las actividades.
  • Tutor/a académico/a (designado/a por la Facultad): realiza un seguimiento del estudiante desde la Facultad, tramita posibles incidencias y evalúa la práctica.

La duración de la práctica es de, aproximadamente 3 meses (300 horas). Las prácticas pueden prorrogarse hasta 6 meses más por acuerdo entre empresa y alumno, y, en este caso, pasarían a ser de carácter extracurricular (ver aquí más información al respecto).

Las prácticas se rigen por el calendario laboral, no por el académico.

El horario de las prácticas no debería exceder de 5 horas diarias de lunes a viernes (o bien 100 horas mensuales). Sin embargo, este horario podría ampliarse, previa autorización por parte del Centro, siempre que haya una causa justificada y estén de acuerdo tanto la empresa/institución como el alumno. En ningún caso podrán superarse las 8 horas al día.

Cuestiones a tener en cuenta:

  • Si cambian las condiciones de la práctica (horario, tareas,…), se debe obtener la autorización del tutor académico y se debe informar a la Secretaría del Centro.
  • Las faltas del estudiante a las prácticas por asistencia a exámenes o pruebas finales no son recuperables y tampoco las correspondientes citas de orientación o seguimiento de las prácticas por parte de la Universidad. Siempre que el alumno/a tenga que asistir a un examen durante la realización de la práctica, deberá informar a la empresa por anticipado y deberá justificar posteriormente la asistencia al examen con el correspondiente certificado de asistencia.
  • En caso de coincidir las prácticas con el viaje fin de curso, se debe acordar con la empresa, previamente, la recuperación de las horas de prácticas no desarrolladas, siempre que la empresa lo estime viable y esté de acuerdo en ello.
  • En caso de enfermedad durante la práctica, el alumno/a deberá aportar a la empresa un justificante del médico, salvo que la empresa no lo estime necesario (nótese que un parte de baja oficial de la Seguridad Social no es posible puesto que el alumno/a no tiene relación contractual con la empresa). Se informará de ello al tutor académico y al Centro para determinar si dichas horas son o no recuperables.
  • El estudiante que rechace, abandone, renuncie o no se incorpore a una práctica que haya solicitado y le haya sido asignada, deberá contactar con Secretaría lo antes posible para formalizar la renuncia y motivar las causas de la misma.
  • Renunciar a una práctica supone una calificación de suspenso, salvo que dicha renuncia se deba a un motivo que esté suficientemente justificado. En caso de que la renuncia se haya producido en la primera convocatoria de calificaciones (junio), el estudiante podrá autogestionarse otra práctica por designación directa (sin convenio previo por parte de la empresa), o bien podrá realizar la práctica durante los meses de verano, al tener que ser calificado ya en la convocatoria de septiembre.